Noticias AIPPYC


14/09/07 | Modelos de Gestion Portuaria - Ing. Luis Montero-Representante AIPPYC España

EVOLUCION DE LOS SISTEMAS DE GESTION DE LOS PUERTOS.

1.- Motivos para el cambio en los sistemas de gestión.

En los diversos países, tanto desarrollados como en vías de desarrollo, se considera a los puertos como entidades ligadas a la economía nacional, tan vitales y estratégicas para el país, que se estima deben estar sometidas al control público directo. Por otra parte, las grandes inversiones requeridas para el desarrollo y ampliación de los puertos no permiten, en muchos casos, otra alternativa que no sea la de la participación del sector público.

Sin embargo, la necesidad de promoción comercial para activar su presencia en los mercados, y la diversificación y exigencia de los clientes, ha motivado un cambio de ideas, cualquiera que sea el grado de desarrollo del puerto y del país.

Los motivos por los que se plantea la reestructuración de la gestión de un puerto pueden variar notablemente, y dependen de los objetivos concretos que se pretendan alcanzar en cada caso, si bien, la meta final será siempre incrementar la calidad y eficiencia de los servicios y reducir los costes, o lo que es lo mismo, satisfacer las necesidades del cliente usuario del puerto.

Es preciso tener en cuenta, por otra parte, que el éxito o fracaso de un puerto, sea grande o pequeño, no está ligado necesariamente a un tipo de estructura de gestión, pública o privada. Sin embargo, los puertos que están en primera línea tienen todos en común el estar fuertemente orientados al mercado, por lo cual esta parece ser la meta finalista de la mayoría de las reestructuraciones.

Un objetivo frecuentemente establecido es la eficiencia, que por si solo es un concepto estrecho, ya que se pueden proporcionar servicios de forma eficiente pero a veces no necesariamente los que demanda el mercado. Aspectos como flexibilidad, responsabilidad, fiabilidad, por ejemplo, son requerimientos importantes del mercado que posiblemente no se reflejan con claridad en la idea de eficiencia.

Como objetivos concretos de la reforma institucional de un puerto pueden citarse los siguientes:

• Incrementar la eficiencia y diversificación de los servicios
• Reducir su coste y fomentar la competencia
• Promocionar el puerto en un mercado abierto
• Promover recursos financieros para su desarrollo
• Facilitar la introducción de modernos métodos de gestión empresarial
• Reducir al máximo el soporte financiero y administrativo de los poderes públicos para limitar su influencia burocrática y política

Todos estos objetivos específicos, que pueden ser desarrollados en forma escalonada, tienen como meta final satisfacer las necesidades del mercado y por tanto de los clientes.

Es evidente que en ocasiones pueden fijarse otras metas intermedias. Así, en países en transición de una economía de planificación centralizada a una de libre mercado, los puertos pueden actuar como motor de dicho cambio, dando entrada al sector privado para que aporte experiencia y financiación.

A título de ejemplo representativo, podemos citar concretamente los puertos de Varna y Burgas en Bulgaria y el de Constanza en Rumania, en los cuales trabajamos bajo un proyecto de Cooperación Internacional. En estos puertos la eficiencia en la prestación de los servicios era correcta, pero la planificación en la llegada y evacuación de la mercancía y su coordinación con el sistema de transporte, barco o ferrocarril, era un verdadero caos, debido a que dicha planificación se realizaba por cada empresa estatal, importadora o exportadora, en forma arbitraria e independiente, sin relación alguna con la Autoridad Portuaria, que si bien era portuaria, carecía de autoridad.

En Constanza, un puerto enorme y aceptablemente equipado, las líneas de atraque estaban ocupadas en un alto porcentaje por barcos inactivos de la flota estatal, algunos en espera de desguace, otros en espera de que la carga llegara desde las factorías estatales al puerto, mientras otras cargas esperaban en los depósitos del puerto la llegada del buque correspondiente. La mercancía depositada dificultaba la llegada de otras nuevas, que se veían obligadas a permanecer sobre los vagones del ferrocarril o en el buque. La evacuación de la mercancía hacia el interior planteaba análogas dificultades.

Los puertos de Varna y Burgas, más pequeños, plateaban problemas similares en cuanto a la desconexión entre el puerto y las empresas estatales, si bien las operaciones eran más fluidas. En cambio la infraestructura era bastante limitada, y necesitada de fuertes inversiones para permitir generar espacios que facilitaran una distribución apropiada de los tráficos.

En ambos casos era necesario efectuar reformas previas de la estructura institucional a nivel estatal, para poder abrir estos puertos a un mercado libre y competitivo, que era la meta que se pretendía alcanzar con ayuda de la cooperación prestada.

Igualmente se puede pretender alcanzar fines de carácter político o social, como la creación de empleo o la contribución al desarrollo industrial o económico de una región determinada.


Artículo Completo y CV del Autor